Las dos habitaciones más espaciosas (una mide 5m x 5m y la otra 5m x 7m), capaces de acoger cómodamente cuatro personas, están colocadas en la estructura originaria y se asoman sobre el patio que está delante de la piscina.
En este patio se encuentran, por un lado la “Tuccena” y una mesa característica de piedra con asientos, y por el otro un cobertizo con en su interior un antiguo comedero.
Las habitaciones, ambas con baño y antebaño, se han obtenido de dos grandes establos. En el interior los particulares de piedra y el suelo de barro cocido siciliano vuelven los ambientes cálidos y acogedores.